¿Compensa el deporte una mala alimentación?

Hacer ejercicio físico de manera habitual es bastante recomendable para la salud. Eso lo sabemos todos.
Se disparan endorfinas, se mejora la resistencia a la insulina, se genera nueva masa muscular…

El problema llega si eres de las personas que vas al gimnasio o haces running para seguir poniéndote hasta las manillas los fines de semana. 🙂

Normalmente sobrestimamos nuestro gasto calórico y pensamos que hacer deporte nos permite comer todas esas porquerías que llevamos restringiendo toda la semana.

El problema llega cuando a pesar de gastar 300-500 Kcal a través del deporte ingerimos esos productos altos en azúcares simples , grasas trans, alcohol…

No solo hemos compensado con creces el déficit calórico ( Una bebida alcohólica combinada puede llegar a tener 400 kcal) generado con el ejercicio si no que seguimos comprometiendo nuestra salud a pesar de ser “deportistas”.

Aunque calcules que una sesión de entrenamiento te supone un gasto energético de 500 kcal , mi consejo es que te centres en comer comida de verdad y dejes de pensar que puedes comer cualquier tipo de basura industrial.

UNA KCAL NO ES UNA KCAL

Las cantidades excesivas de azúcar , grasas de baja calidad parcial o totalmente hidrogenadas o el exceso de harinas refinadas mermarán tu salud poco a poco.

No me gusta demonizar un ingrediente o alimento concreto puesto que debemos analizar la alimentación de un individuo desde una perspectiva más global, por ello el mensaje debe ser claro y contundente.

CUANTO MENOS PROCESADOS Y ALCOHOL MEJOR

Si tu objetivo es mejorar la composición corporal hay que cambiar hábitos tanto deportivos como de alimentación.

Por muy fuerte que entrenes una mala alimentación puede hacer que no consigas modificar tus perfiles de grasa corporal.

Por muy bien que comas si no entrenas de manera correcta puede que no llegues nunca a alcanzar tus objetivos.

Una vida saludable no está reñida con algún exceso de vez en cuando pero cuando se persiguen objetivos para la mejora de la salud los buenos hábitos deben estar muy por encima de los excesos.

La imagen puede contener: texto

En resumidas cuentas, la idea principal que intento transmitir a mis pacientes en consulta es la ley de Pareto.

Trata de hacer un 80 % del tiempo las cosas bien y cuida lo que haces el resto de tu 20 %.

Que traducido a nuestra vida cotidiana sería: Entrena y come muy bien 6 días a la semana y si te vas a pasar un día que sea lo menos posible. 🙂

Espero vuestros comentarios!